Archivo de la categoría: Mantenimiento del césped natural

Para conseguir que nuestro jardín luzca perfecto, es muy importante realizar un buen mantenimiento del césped natural.

Conocer las necesidades que pueda tener en las diferentes épocas del año, es fundamental para su perfecto desarrollo y crecimiento.

Son tareas que no requieren mucho tiempo pero de vital importancia para el césped natural, realizando diariamente unos pequeños cuidados al jardín conseguiremos que luzca con un perfecto manto verde.

Escarificado y aireado del césped                        — Ventajas del césped natural

Mantenimiento del césped en otoño                  — Cómo instalar tepes

Venta de césped natural                                           — Ventajas del césped natural

Mantenimiento del césped en otoño                  — Fertilizantes para césped

Escarificado y aireado del césped                        — El césped en invierno, consejos útiles

Diseño de jardines con césped                              — Decoración de jardines con césped

Herramientas más utilizadas en el jardín         — Thatch en el césped

Cuidados del césped en noviembre                   — El riego en el césped

Cuidados del césped en junio                               — Cuidados del césped en verano

Cuidados del césped en julio y agosto              — Tipos de suelo para césped

Trastornos del césped                                              — Césped dañado

Renovar el césped viejo                                           — Crecimiento del césped

Césped en primavera                                               — Abonar el césped en primavera

Cuidados del césped en mayo                             — Cuidados del césped en abril

Cuidados del césped en marzo                           — Cuidados del césped en primavera

Cómo cuidar el césped en febrero                     — Cuidados del césped durante el invierno

Cómo cuidar el césped en enero

Cómo proteger al césped de heladas, frío y lluvias

Clases de semillas de césped para zonas templadas

Fertilizantes para césped

El uso de fertilizantes para el césped nos asegura un correcto crecimiento de la planta, ya que le aporta los nutrientes que necesita

Cuando decidimos utilizar fertilizantes es necesario conocer la variedad de césped natural existente, qué propiedades tiene el suelo y el cómo y cuándo aplicar el fertilizante.

Los elementos fundamentales que debe tener todo fertilizante son tres, nitrógeno, fósforo y potasio. Por supuesto irán acompañados de otros también necesarios como son el cobre, boro y manganeso.

Siempre aconsejamos un fertilizante complejo de microelementos que es el que utilizamos en nuestros cultivos de césped natural, aporta los nutrientes necesarios que la planta necesita para su crecimiento. Si lo desea puede solicitar presupuesto sin compromiso.

Abono complejo para césped
Abono complejo para césped

Un uso inadecuado de los fertilizantes puede acarrear serios problemas a la planta, al igual que nos ocurre cuando realizamos un riego o siegas incorrectas. Por eso es necesario conocer la cantidad a aplicar y las normas de manipulación y consejos que indique el fabricante.

El fertilizante aporta grandes beneficios a la planta, pero como debe realizarse, qué tipos de fertilizantes o qué errores son los más habituales a la hora de aplicarlo son algunas de las dudas que vamos a resolver aquí.

Una falta de nutrientes se nota visiblemente en la planta, ya que es muy sensible a esta escasez. Algunos suelos aportan al césped esos nutrientes, pero con el paso del tiempo van disminuyendo. Por lo que es necesario aplicar nosotros mismos el fertilizante que le aporta todo lo que necesita.

Son varias las razones por las que se recomienda el uso de fertilizantes:

  • En caso de suelos muy arenosos y con falta de nutrientes.
  • Siegas continuadas.
  • Previene el ataque de hongos y lo fortalece, y ayuda a recuperar a la planta en caso de padecerlos.
  • Acelera el crecimiento de raíces y hojas.
  • Reduce y controla la presencia de malas hierbas.
  • Un bajo contenido de nitrógeno proporciona a la planta poca densidad y una coloración amarilla.

La cantidad de fertilizante a aplicar vendrá determinado por el tipo de suelo, la superficie a aplicar y la variedad del césped.

Abono perlado
Abono perlado

El abono que aconsejamos contiene las cantidades justas de cada uno de los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo como son nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, azufre, boro, hierro, manganeso y zinc. Su forma es granulada y posibilita la distribución de sus nutrientes de una manera correcta.

Dependiendo de su forma de presentación, los fertilizantes pueden ser líquidos o granulados:

Líquidos, penetra en la tierra hasta las raíces de una manera rápida. Habitualmente han de mezclarse con agua.

Granulados, se esparcen por toda la zona siendo regados después. De esta manera aseguramos su completa disolución y absorción en la tierra. Se controla fácilmente su aplicación. Los granulados pueden ser de liberación lenta o rápida.

  • Lenta, De manera gradual va liberando los nutrientes dependiendo de las necesidades de la planta en cada momento, suelen actuar entre 8 a 12 semanas. Nutre la planta de una manera correcta evitando un crecimiento exagerado, reduce la pérdida de nutrientes y de sufrir quemaduras.
  • Rápida, se liberan todos los nutrientes en 4 semanas aproximadamente.

Los tiempos de absorción son aproximados, ya que dependerá de la temperatura ambiente como de la cantidad de agua que reciba el césped natural.

Algunos fertilizantes incluso combinan la acción herbicida. Los preemergentes, utilizados para prevenir la aparición de malas hierbas y los postemergentes, son muy eficaces si ya han brotado las malas hierbas.

Los fertilizantes están compuestos por varios elementos químicos, todos ellos son necesarios, cada uno en su justa medida y aportan diferentes cualidades al césped natural. Los más destacados, junto con su simbología y una pequeña referencia, se detallan a continuación:

  • Nitrógeno (N): Elemento esencial en la planta. Aporta la coloración verde y ayuda en el desarrollo de las hojas.
  • Fósforo (P), Calcio (Ca) y Potasio (K): Los tres ayudan en el correcto desarrollo de las raíces, además el potasio las refuerza ante sequías, enfermedades o fríos intensos.
  • Magnesio (Mg): Colabora en la formación de azúcares, esencial en el tejido vegetal.
  • Azufre (S): Activa su coloración verde. Actúa como fungicida al mezclarse con la cal.
  • Cinc (Zn): Ayuda en los procesos metabólicos de la planta tales como el crecimiento y desarrollo. Esencial en la síntesis de proteínas y en el metabolismo del nitrógeno.
  • Hierro (Fe): De gran importancia en el crecimiento de la planta, su falta amarillea las hojas
  • Manganeso (Mn): Mejora la fotosíntesis al unirse con el hierro.

Como ya hemos dicho los elementos primordiales en todo fertilizante son nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) en la proporción 12%, 11% y 18% respectivamente. Además de otros como el zinc, manganeso, azufre magnesio, hierro y boro consiguen un aporte de nutrientes equilibrado perfectos para el césped natural.

La fertilización debe realizarse tanto en primavera y en otoño, no hay que esperar a que haga demasiado calor y tampoco demasiado frío. Poner especial cuidado en la cantidad a aplicar, ya que poca cantidad no le haría ningún efecto a la planta pero un exceso podría provocarle grandes daños.

Equipo de protección
Equipo de protección

Se debe de aplicar evitando acumulaciones en el césped, esto le provocaría quemaduras. Podemos realizarlo de forma manual, esparciendo el abono o con la utilización de herramientas facilitando el trabajo. De cualquier forma siempre debemos regar la zona después de su aplicación para favorecer su disolución y la correcta penetración hasta sus raíces.

No debemos fertilizar la zona en caso de césped húmedo o mojado, y siempre después de la siega.

Siempre debemos seguir unas medidas de seguridad cuando vayamos a utilizar fertilizantes, tales como no abonar con viento, evitar el contacto con la piel, utilizar prendas y métodos de protección, y limpiar correctamente los utensilios después de su uso.

Los errores más habituales a la hora de abonar el jardín suelen ser por una proporción incorrecta en los elementos, no aplicarlo de una manera uniforme, o no regar la zona lo suficiente después de abonar.

Siguiendo estas sencillas pautas conseguiremos aplicar el fertilizante de una manera correcta y lucirá el jardín durante todo el año en perfecto estado.

Otros artículos de interés:

Diseño de jardines con césped

Ventajas del césped natural